lunes, 21 de diciembre de 2015

CHILTIS: UNA ESTRELLA EN LAS MONTAÑAS DE SHORIA

Por: Ikaro Valderrama

Chiltis Tannagasheva es heredera de una antigua tradición musical. Su tío, Vladimir Egorovish Tannagashev, fue un reconocido khaiyi del pueblo shor, para algunos especialistas, el último verdadero Khaiyi de dicha tribu. Los khaiyi son personas muy respetadas entre las poblaciones del Asia Central, pues salvaguardan desde tiempos remotos la memoria de los ancestros a través de la palabra y la música. Poseedores de una memoria prodigiosa o de un vínculo extático con los espíritus de los ancestros, los khaiyi pueden recitar durante varios días y noches consecutivos (acompañándose del khomus, el topshur u otros instrumentos tradicionales)  las historias épicas de su comunidad, que se remontan al origen mismo del universo.
 

―Son en realidad extensos poemas épicos― cuenta Chiltis, mientras recuerda con nostalgia las hazañas de su tío. ―Los khaiyi no pueden cometer ningún error de dicción, no pueden olvidar el nombre de ningún héroe o lugar, porque de ser así los espíritus ofendidos arremeterían en contra del mismo khaiyi, de su familia o de su comunidad.  

El arte de los khaiyi se puede transmitir de generación en generación, pero es un oficio complejo que requiere cualidades excepcionales y la guía de un maestro impecable. En este sentido, para diversos grupos siberianos (como los altaicos, jakasos, shores o buriatos, entre otros), la figura del khaiyi reviste tanta importancia como la del mismo chamán.

Chiltis (cuyo nombre traduce, literalmente, estrella) no se considera a sí misma una khaiyi. Sin embargo, es indudable que posee un don inigualable a la hora de transmitir con palabras la historia de su propia familia, o al momento de traducir y relatar los motivos de las canciones tradicionales que interpreta. Sus cantos en idioma shor, hablan de los Espíritus de la naturaleza, de las montañas, del fuego, de los ancianos o de la familia. Durante su más reciente concierto en Abakán, capital de Jakasia, Chiltis conmovió al público con su voz estremecedora y con una impecable interpretación del khomus de madera, ese bellísimo instrumento rasgado de dos cuerdas, tradicional de Jakasia y de Shoria.       

Los shorses son un pueblo turco-mongol que habita en las montañas de Shoria, al este de las montañas Altái, en Siberia. En total representan unos 16.000 individuos, de los cuales la mayoría vive en asentamientos rurales. Chiltis Tannagasheva es actualmente la más reconocida cantante de dicho pueblo, pues no solo ha sido invitada a participar en importantes festivales de Asia Central y encuentros internacionales, sino que además ha hecho un gran esfuerzo por educar a las nuevas generaciones en el arte del canto y la interpretación de instrumentos tradicionales. Chiltis, por otra parte, es una de las pocas mujeres que ha desarrollado la técnica ancestral del canto de garganta.   

Pese a ser nuestra invitada, después del concierto Chiltis insistió en cocinar para nosotros un plato típico de su región. Fue muy significativo ver cómo antes de servir la cena ella misma lanzó al fogón un trozo de carne para “alimentar al fuego”, también fue muy bello observar que de la manera más natural ella  salpicó (con sus dedos pulgar y anular)  un poco de vino en las cuatro direcciones, agradeciendo por todo, pero “primero que todo a los ancestros”. En este sentido, el arte ancestral de Chiltis Tannagasheva no es una mera representación escénica, pues su propia cotidianidad (como madre cabeza de familia, cantante internacional y pedagoga) está revestida de todo aquello que transmiten sus épicos cantos.

 

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir, muy bonita experiencia y conocimientos ancestrales.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy informativo. Bella voz y profundas tradiciones que alimentan el corazón.

    ResponderEliminar