sábado, 22 de abril de 2017

KHOMUS: INSTRUMENTO ANCESTRAL Y LLAVE UNIVERSAL

Por Íkaro Valderrama



El khomus es un instrumento muy antiguo; su origen es difícil de precisar ya que diversas culturas
usan mecanismos similares. Los primeros khomus fueron hechos de madera y fibras vegetales o animales, como pelos de bigote de reno o crin de caballo. También se usaron cañas y cuerdas. En buena parte de Siberia, desde hace siglos, el instrumento consta de un arco metálico con una lengüeta de acero en el centro. Al llevar el instrumento a los labios y mover la lengüeta con el dedo, se produce un sonido profundo desde la caja de resonancia, que en este caso es el propio cuerpo humano. La forma del instrumento varía según factores diversos, como el tamaño, el maestro que lo hace y la región particular, aunque comúnmente tiene una figura similar a la de la letra griega φ.

Resulta fascinante ver cómo un instrumento tan pequeño es usado por distintos grupos étnicos alrededor del mundo. En América Latina, una versión del khomus es utilizada por los mapuches de Chile o los Wayuu de la Guajira colombiana, donde se le conoce popularmente con el nombre de “trompe”. Dada su antigüedad (la cual los científicos remontan a la Edad de Piedra), el instrumento está asociado a las prácticas chamánicas, espirituales, de los pueblos ancestrales.

Ayarkhaan, una de las agrupaciones más importantes
de Yakutia, interpreta una composición sobre los Herreros.

Para los grupos étnicos de ascendencia nómada de la actual Siberia el khomus es un elemento central de las historias de origen. En Yakutia, donde el invierno fácilmente puede llegar a los cincuenta grados bajo cero, el khomus tiene el estatus de instrumento nacional, puesto que esta tribu ha logrado preservar el antiguo arte de la herrería manteniendo algunos de los linajes ancestrales de fabricantes de khomus. Al herrero ―no sólo en Yakutia sino a lo largo y ancho de Asia Central― se le atribuían grandes poderes espirituales que podían equipararlo al chamán; es más, son los llamados chamanes herreros quienes aún elaboran los khomus y demás elementos ceremoniales en regiones como Buriatia. El arte de la herrería está asociado a la fuerza creadora del Cielo, el gran Tengri, y existen famosas familias de herreros que en Yakutia han ido pasando el arte de la elaboración del khomus de generación en generación.


El Museo y Centro de los Khomus de los Pueblos del mundo, fundado en 1990 en Yakutia, es un centro cultural único en el planeta: en su exposición permanente cuenta con más de mil quinientos arpas de boca de 45 países diferentes, mientras que el fondo de conservación del museo tiene más de 8.000. Nikolay Shishigin, virtuoso mundial del khomus y actual director del Museo, escribió este breve texto sobre el instrumento y sobre la labor que se ha venido adelantando en Yakutia para su preservación y divulgación; me pareció significativo realizar una traducción al español:

Yuliana, intérprete de Yakutia, en este video participa Radyk
Tuliush, intérprete del violín cabeza de caballo de Tuvá

“El khomus es uno de los más antiguos compañeros de la humanidad. Los científicos sitúan su origen en el Sur de Asia durante la Edad de Piedra; mientras que en Europa ―de acuerdo con el científico americano y experto en khomus F. Kreyn― hay registros de su existencia hace alrededor de cinco mil años. Este instrumento existe en más de 89 países y es usado por más de 200 grupos étnicos del mundo; además ha sido elaborado con más de 162 variedades distintas de metal.

Spiridon Shishigin, virtuoso del mundo y director
del Museo de los Khomus de los pueblos del Mundo

El khomus, en los últimos siglos, no ha perdido su valor, por el contrario se ha convertido en un verdadero compañero y llave universal, símbolo de la cultura espiritual del hombre moderno. A través de las músicas del khomus se manifiesta la cultura espiritual de los pueblos que habitan distintos lugares del planeta.  Los pueblos que no han perdido el hilo más antiguo de las generaciones, que conocen su historia y sienten la cercanía espiritual de sus culturas, siempre se esforzarán en aras de la paz y la armonía. El desarrollo de la música de khomus permite, como otras buenas tradiciones, expandir la diplomacia de la gente, acercando tribus y naciones. Hay un campo común para la comunicación: las actividades de muchas personas talentosas y dotadas espiritualemte, los portadores de la antigua cultura de su pueblo.

Confiamos en que este sitio expandirá significativamente el mundo del khomus, fortaleciendo el rol unificador de la música ancestral, encontrando nuevos amigos alrededor de todo el mundo”.

Nikolay Shishigin - Ispian wool 
Director of the Museum of Khomus (trump)
 
Peoples of the world.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario